Curso Autoconocimiento como Clave para Gestionar Equipos

Curso Autoconocimiento como Clave para Gestionar Equipos
Ser un buen director implica tener conocimientos de muchos ámbitos, pero, sobre todo, implica poseer ciertas características personales que ayuden con la tarea de poder dirigir un equipo.
 
Convicción, madera de líder, empatía, comunicación… son algunas de las características pertenecientes a la lista de todo aquello que debe demostrar un buen director. Pero para poder llegar a desarrollar todo esto un director debe empezar por lo más básico: el autoconocimiento.
 
Con este curso el participante descubrirá herramientas de sensibilización que le ayudarán al él y a las personas con las que se relaciona encontrar las vías para mejorar las habilidades en resolución de conflictos.
  • Cooperar a medio y largo plazo.
  • Superar las limitaciones de la confrontación.
  • Utilizar un método eficaz de resolución de problemas.
  • Encontrar soluciones equilibradas para la toma de decisiones del grupo.
  • Profundizar en el conocimiento de uno mismo.
  • Directores y mandos intermedios que lideren y/o gestionen equipos de trabajo.
  • Directores o responsables de recursos humanos.
  • Titulados universitarios y estudiantes de últimos cursos que quieran acceder a puestos de dirección
1. Comunicación abierta y sincera
1.1 La franqueza: la vía más rápida a la resolución del problema.
1.2 Comunicar lo que sabe: su experiencia.
1.3 Transmitir mensajes compartiendo en lugar de asesorando.
1.4 Practicar la escucha real y hacer buenas preguntas.
 
2. Responsabilizarse y rendir cuentas
2.1 Comprender las decisiones que tomamos.
2.2 Las razones inconscientes de nuestras elecciones.
2.3 Eliminar la culpa y la vergüenza.
2.4 La responsabilidad personal y la rendición de cuentas.
 
3. Mejorar el conocimiento de uno-mismo
3.1 Patrones de comportamiento y de relación interpersonal.
3.2 Tres áreas básicas de comportamiento comunes a todas las personas (Teoría FIRO).
3.3 ¿Cómo afectan los comportamientos a la efectividad individual?
3.4 Aumentar la efectividad personal e interpersonal a través del feedback y la reflexión.
 
4. Análisis de compatibilidad
4.1 Cómo afecta la compatibilidad entre las personas a la productividad.
4.2 La rigidez, enemigo del trabajo en equipo.
4.3 Trabajar con la diversidad.
4.4 Efectividad del trabajo en las etapas de desarrollo del equipo.
Ser un buen director implica tener conocimientos de muchos ámbitos, pero, sobre todo, implica poseer ciertas características personales que ayuden con la tarea de poder dirigir un equipo.
 
Convicción, madera de líder, empatía, comunicación… son algunas de las características pertenecientes a la lista de todo aquello que debe demostrar un buen director. Pero para poder llegar a desarrollar todo esto un director debe empezar por lo más básico: el autoconocimiento.
 
Con este curso el participante descubrirá herramientas de sensibilización que le ayudarán al él y a las personas con las que se relaciona encontrar las vías para mejorar las habilidades en resolución de conflictos.