PLANES DE MINIMIZACIÓN DE RESIDUOS

La minimización de residuos significa menos contaminación y más beneficios. Cada actuación de minimización implica una reducción en el consumo de materias primas y recursos (agua y energía), y se refleja directamente en el balance económico de una empresa. Por lo tanto, el medio ambiente constituye también una oportunidad y un elemento de competitividad para las empresas.
 
Podemos enumerar las siguientes razones para minimizar residuos:
  1. La gestión de residuos (deposición, valorización, etc.) comporta un coste importante para su negocio.
  2. Los residuos generados son productos no vendidos y materias primas no aprovechadas.
  3. Las inversiones en minimización de residuos se amortizan en meses o pocos años.
  4. Las medidas también son útiles para racionalizar procesos y costumbres de la empresa.
  5. Se reduce el riesgo ambiental, de salud y de accidentes de sus trabajadores.
  6. La empresa se adapta a los cambios y a las exigencias normativas.
  7. Se mejora la situación ambiental y legal de la empresa.
  8. Se mejoran las relaciones con la Administración, clientes, proveedores, vecinos, etc.
  9. Se puede optar a subvenciones y otros instrumentos económicos de la Administración.
  10. Constituye una ventaja y un elemento diferenciador frente a sus competidores.